La investigadora de estudios de danza Susan Leigh Foster define la coreografía como “la estructuración del movimiento en ocasiones que, aunque diversas, requieren que un cierto orden regule el movimiento”. Partiendo de esta definición, los propósitos de la vigilancia estatal en el territorio que rodea la frontera entre México y Estados Unidos son coreográficos por naturaleza. Recientemente, el nuevo presidente-electo de Estados Unidos Donald Trump ha invocado una reacción histérica con sus descripciones incorrectas pero vívidas de las masas de gente penetrando el país por la frontera sur—una imagen reforzada por las campañas de regulación migratoria que primero se intensificaron en la era de Clinton con la Operación Gatekeeper y continuaron con la iniciativa de George W. Bush de Fronteras Seguras. Todas estas políticas estatales pintan una imagen de las fronteras como espacios que necesitan la regulación de cuerpos en movimiento. Trump, por ejemplo, condena el movimiento de cuerpos cruzando la frontera y propone responder a él con un muro físico que sellaría a Estados Unidos aislándolo del contacto con su vecino del sur. Este muro—que ya existe al menos parcialmente—funcionaría como lo que William Forsythe llama un objeto coreográfico: un objeto que genera expresiones autónomas de coreografía sin la presencia de un cuerpo. Como tal, este muro pondría fin al movimiento que Trump imagina alrededor y a través de las fronteras y—con o sin la presencia de cuerpos reales—funcionaría para poner en escena patrones de rigidez. Los elementos coreográficas del proyecto La herramienta transfronteriza para inmigrantes (TBT) del grupo teatral Electronic Disturbance Theater 2.0 /b.a.n.g. lab les permiten transfigurar la rigidez la poética del desierto fronterizo impuesta por el Estado hacia movimientos sustentables. La información para sobrevivir en el desierto, que es central en el código del TBT, compromete al proyecto a una coreografía tecnológicamente administrada y anclada en una movilidad radical en el espacio-tiempo. Considerando la naturaleza profundamente política de las fronteras reguladas estatalmente, el involucramiento del TBT con la movilidad tiene implicaciones potencialmente radicales en la frontera de México y Estados Unidos.

El proyecto TBT consiste en una aplicación—diseñada para funcionar en un teléfono celular barato como el Motorola i455—que contiene tanto un sistema de navegación como archivos de audio con poesía. Esta aplicación está diseñada para ayudar a cualquier persona en el lado estadounidense de la frontera que esté desorientada o deshidratada—dos síntomas causados por las extenuantes condiciones de esas travesías en el desierto. El foco del proyecto en la hidratación y en estrategias de supervivencia requirió que EDT 2.0/b.a.n.g. lab trabajara de cerca con activistas y ONGs asistenciales, como Water Station Inc. y Border Angels (Angeles de la frontera) en el Sur de California—organizaciones que llevan barriles de agua al parque estatal Anza Borrego, que conlinda con la frontera Mexico-EEUU. Ya que puede ser difícil encontrar agua en este terreno, la aplicación TBT sirve para guiar tanto a quienes cruzan la frontera como a los turistas que también busquen agua, ofreciendo una lista de fuentes de agua cercanas cuando el usuario enciende su teléfono. Luego el usuario puede seleccionar la ubicación más cercana y, basado en data de GPS provista por las organizaciones humanitarias mencionadas, el teléfono muestra el ícono de una brújula que guía al usuario. Incluso el teléfono vibra para alertar al usuario táctilmente cuando su dirección coincide con la del barril azul de agua. A diferencia de los teléfonos inteligentes contemporáneos, estos Motorola relativamente económicos no dependen de una señal celular para comunicar información de GPS. Y por ello, no pueden ser rastreados por la policía fronteriza.

Siguiendo la definición de coreografía de Foster, las direcciones con brújula en el código de la aplicación TBT establecen su propia coreografía fronteriza. Este código, que es libre y abierto al público, inicialmente surgió del sitio del miembro de EDT 2.0/b.a.n.g. lab Brett Stalbaum https://www.walkingtools.net/: una librería online de herramientas tecnológicas que apoyan y ofrecen direcciones para paseos y excursiones por espacios naturales. Mientras que los proyectos previos de Stalbaum fueron diseñados para ayudar usuarios a encontrar atardeceres espectaculares y los paisajes más sublimes, el código de TBT guía a los usuarios para encontrar agua. Este código entonces literalmente mueve a la gente hacia el sustento biológico que hace posible la continuidad del movimiento–el movimiento interno de la sangre, los órganos, y la respiración, tanto como la cinética del cuerpo atravesando la tierra. Dicho sencillamente, el cuerpo necesita agua para moverse. Al nivel más básico, estos movimientos hacia un recurso que hace posible más movimiento inicia una ruptura de las políticas fronterizas de Estados Unidos que buscan detener el «flujo».

En su ensayo «De la ecopoética y los medios dislocativos», Amy Sara Carroll, miembro de EDT 2.0/b.a.n.g. lab, explica que la estrategia de «prevención por disuasión» (prevention through deterrence) que comenzó con la Operación Gatekeeper explícitamente desvía a los potenciales inmigrantes a través del desierto, de tal forma que la región geográfica se convierte en una forma de control policial fronterizo por y en sí misma. En un texto publicado en The Guardian, Rory Carroll escribe que «la agencia de patrulla policial estadounidense ha diseñado la muerte y desaparición de decenas de cientos de inmigrantes indocumentados al utilizar el desierto salvaje como un ‘arma'». Debido a que las áreas más seguras y más desarrolladas están bajo un fuerte control policial estadounidense, los que cruzan tratan de evitar la captura estatal al cruzar la frontera por el traicionero pero menos vigilado desierto. Este influjo de patrones de movimiento a través del desierto es un indicador de las penas severas que enfrentan aquellos que son capturados por la patrulla fronteriza: arresto inmediato y deportación o, en términos coreográficos, inmovilidad acompañada por una inversión corográfica de vuelta orquestada por el estado hacia el país de origen del migrante. Aquellos que se mueven por zonas fuertemente vigiladas de la frontera arriesgan la captura, mientras que una desviación de este camino los obliga a enfrentarse con las condiciones peligrosas y posiblemente fatales del desierto. Según un caso de la Línea para Crisis de Migrantes Desaparecidos en agosto de 2015, una madre recibió un texto de su hijo cuyo grupo se había separado para evitar a las autoridades. Él estaba perdido en la región Ajo de Arizona y su paradero permanece hasta hoy desconocido. El proyecto TBT es una respuesta a la estrategia gubernamental de forzar a los migrantes a las condiciones inhóspitas del desierto y a las trágicas realidades resultantes. Pero a diferencia de los programas de la patrulla gubernamental fronteriza, el TBT está dirigido a cualquiera que cruce el Parque Estatal Anza-Borrego o los desiertos de Sonora que lo rodean, y no está limitado específicamente para los migrantes que cruzan la frontera. El alcance más amplio de este proyecto y la idea misma de movimiento sustentable, por lo tanto, interrumpen la noción de desierto-como-arma, redefiniéndolo en términos de sustento y movimiento. Si los desiertos fronterizos fueran redefinidos en estos términos, las tácticas de frontera de la eran de Clinton serían menos efectivas.

Ramón Rivera-Servera y Harvey Young, dos académicos que trabajan en estudios de la performance, anticipan las ramificaciones políticas de tales intervenciones de la frontera basadas en movimiento: «Si el movimiento define la lógica de la frontera», explican, «entonces la actual estrategia política relativa a las aparentemente estáticas estructuras del estado puede quedarse corta en su efectividad». Rivera-Servera y Young discuten el poder político del movimiento en acciones colectivas que usan el cuerpo, argumentando en favor de un entendimiento espacio-temporal de la frontera que deje lugar para lo efímero de los movimientos, algo fugaz, que no está decisivamente ni aquí ni allí. Típicamente, sin embargo, la retórica de una frontera estática a producido un lugar de un lado y un lugar del otro lado. Y como escribe Rita Raley, investigadora en estudios de los medios de comunicación, «ninguna articulación de un espacio entre medio, de un tercer término, de cualquier metáfora espacial o geométrica de hibridez, puede superar el factor material de la nueva Cortina de Hierro». Además, como objeto corográfico, la frontera estática define el cuerpo como un objeto a ser vigilado que existe de un lado o del otro—pero que nunca vive o se mueve sustentablemente por, a través, adentro de o más allá de las fronteras. Por lo tanto, definir la coreografía de las fronteras en términos de un objeto estático como un muro (o línea) fronterizo es sustentar la imaginada rigidez coreográfica impuesta por esa frontera como si algo pudiera detener el carácter efímero de los cuerpos en movimiento. Sin embargo, al caminar a través del desierto, el cuerpo navega el terreno espaciotemporal de la frontera en términos del presente viviente, a través de un acto efímero que es resbaladizo, siempre transitorio—y por tanto más difícil de capturar. Un foco en el movimiento—como el de TBT—establece por tanto una forma de hibridez en la frontera: movimientos a través, alrededor y en medio de. Pensado de esta manera, la lógica de este lado y ese lado de una frontera estatal se empieza a resquebrajar.

En la medida en que la aplicación TBT depende de data de GPS que rastrea el movimiento de los usuarios a través del espacio, el proyecto recuerda al concepto de frontera figurativa de Kent A. Ono, académico especialista en estudios étnicos, que se enfoca en los espacios que vienen después de cruzar la frontera—llamando la atención sobre las maneras en que los individuos continúan siendo rastreados y discriminados en sus casas, espacios públicos y espacios de trabajo incluso después de haber cruzado exitosamente. Ono argumenta que la vigilancia de frontera y la frontera misma persiguen a la persona que se mueve hacia, a través de, alrededor y más allá de una frontera. Similarmente, el proyecto TBT llama la atención sobre cómo la frontera es flexible— se «encuentra» con todos los cuerpos en el desierto. Tal es el caso con ambas políticas de Operación Gatekeeper y de la vigilancia tecnológica de la frontera que se convirtieron en el foco de la Iniciativa Fronteras Seguras, en la que sistemas de registro de movimiento siguieron cuerpos hasta capturarlos. Y sea con el desierto, sensores de movimiento o un muro, el control policial de movimientos de los cuerpos se lleva a cabo al poner tecnología de control fronterizo contra el cuerpo. Al usar, por el contrario, un dispositivo tecnológico para facilitar el movimiento, el proyecto TBT refigura la relación cuerpo-tecnología en las fronteras, de cuerpos vs. tecnología a cuerpos y o con tecnología.

Leer el proyecto TBT en el contexto de una historia de resistencia en la danza ayuda a clarificar la capacidad de resistencia del movimiento en este proyecto. Por ejemplo, durante la era de las máquinas a comienzos del siglo XX, algunos artistas usaron la danza moderna como una forma de resistir la eficacia del taylorismo. Mark Franko, estudioso de la danza, explica que durante los movimientos sindicales de los años 1930s, «una vez que la danza pudo desarrollarse fuera de las estructuras del mercado, permitió construir una ideología opuesta al valor y significado del movimiento humano en patrones sociales». Similarmente, él escribe que la fatiga física y el desperdicio característico de la técnica de danza moderna—con sus contracciones físicas y su performance de resistencia muscula—eran «el reverso de la eficiencia laboral», que fue importante tanto para la cultura de las máquinas del temprano siglo XX como para la economía. Aquí, la decidida ineficiencia muscular y la resistencia a la danza moderna contrasta modelos de eficiencia muscular que aparecen en la estética de la línea de ensamblaje—como la de los famosos bailarines de línea coral The Tiller Girls—así como en el trabajo mismo en las fábricas. La estética moderna, por tanto, conceptualmente y muscularmente resistió la estética de grupos como las Tiller Girls quienes encarnaron una política de eficiencia. Por lo tanto, podríamos querer pensar en los movimientos controlados por el estado en la frontera, o la falta de los mismos, en relación con las estructuras económicas y políticas de dicho estado.

El viraje conceptual del TBT hacia el camino cualitativo de cruzar fronteras—tanto como sus movimientos sostenidos biológica y estéticamente—mueve a los que cruzan más allá o fuera de estas estructuras políticas y económicas, rechazando simultáneamente la imagen deshumanizante acuñada por Trump de los cuerpos «inundando» las fronteras. El proyecto hace esto a través de la producción de movimiento frente a la (impuesta) rigidez, sí, pero más específicamente al facilitar el tipo de movimiento que trae el foco al viviente y sintiente navegante del desierto.

Además de ofrecer direcciones usando GPS, la aplicación TBT afecta el tipo de movimiento de frontera—en otras palabras, la manera en que uno camina. Rivera-Servera y Young explican que la frontera «motiva a los cuerpos a subirse a, esconderse bajo o flotar por; y amenaza con el daño físico de peligros inherentes a caerse, ahogarse, o, quizás peor, caer cautivo o ser asesinado luego de haber llegado a salvo al otro lado». En contraste, la aplicación TBT provee poemas en prosa de Amy Sara Carroll, que se oyen en el parlante del teléfono celular en diferentes lenguas (en la presente publicación, estos poemas aparecen en español, inglés, nahuatl, y ayuujk/mixe). Los poemas ofrecen instrucciones de movimiento e incluyen información de supervivencia y seguridad en el desierto. Un poema dice:

Camine o escale en las mañanas. Descanse al mediodia bajo un mezquite, una hediondilla o gobernadora para protegerse de la abrasadora temperatura del suelo. Recuerde—aun la víbora de cascabel aerodesliza la mayor parte de su cuerpo sobre la ardiente arena mientras deja su característica huella en forma de “J” a lo largo de las dunas del desierto.

Mientras que el constante uso de mapas de GPS puede producir coreográficamente un sendero continuo de movimiento en una dirección específica, los consejos de este poema de «descansar al mediodía» insertan una pausa rítmica en la composición de movimiento del usuario. La sugerencia práctica de seguridad de Carroll—moverse a la mañana—por tanto establece nuevos parámetros temporales para el movimiento en el desierto. Incluso, la necesidad de encontrar un refugio de la arena hirviendo trae la materialidad del cuerpo a un primer plano en el proyecto. Por tanto, mientras que la data de GPS determina la forma general de los senderos de movimiento hacia el agua y a través de los paisajes, los poemas agregan información coreográfica dinámica y compleja. En lugar de movimientos de bajo, sobre o a través de la frontera, un usuario de TBT escala, camina, descansa y siente el ambiente.

La coreografía poética de TBT le permite al EDT 2.0/b.a.n.g. lab (ayudar a) generar movimientos sin necesariamente imponerlos. Incluso, las dinámicas de poder producidas por el rol de coreógrafo que tiene grupo son suavizadas por su enfoque en una forma de hospitalidad. El colectivo, por lo tanto, ayuda a sostener a la distancia los patrones de movimiento de quienes cruzan la frontera, más allá de cómo la agencia de cada usuario sea de importancia crítica para este trabajo. Quienes cruzan la frontera y otros paseantes del desierto pueden usar el menú para elegir hacia qué fuente de agua desean ir, y los poemas de Carroll proveen instrucciones de movimiento situacional que los usuarios pueden aplicar cuando sea necesario según su propia experiencia somática del desierto. Así, una vez en las manos del usuario, la aplicación TBT es un objeto coreográfico autónomo que permite agencia del usuario. Mientras que el gobierno determina la coreografía de la frontera patrullándola, El EDT 2.0/b.a.n.g. lab facilita movimiento sin dictar los exactos términos del mismo. Al dejar lugar para movimiento autónomo y agencia del usuario, el TBT se rehúsa a reproducir las coreo-políticas de la frontera.

Es fácil imaginar una corriente homogénea de cuerpos siendo forzados a detenerse por un enorme muro estático. Pero ¿qué hay con esos individuos moviéndose dentro, a través de y alrededor de las fronteras—cuerpos yendo de paseo, teniendo diferentes experiencias propioceptivas de la arena y el sol, individuos tratando de sobrevivir en las condiciones del desierto de varias maneras por vías divergentes? Este imaginario está menos alineado con la retórica del muro. El reconocimiento que el proyecto TBT hace del usuario individual humaniza a aquellos que se mueven por y tratan de sobrevivir el desierto—en marcado contraste tanto con la imagen que pintó Trump de una masa inhumana de gente «inundando» la fronteras, como con la esperada inmovilidad de la operación Gatekeeper, la cual lo precede. Pues estas dos imágenes producen una alienación de quienes se mueven por las fronteras. En una charla de 2014, una miembro del EDT 2.0/b.a.n.g. lab Micha Cárdenas describió la respuesta negativa que el proyecto recibió: que «es tan insultante [asumir] que los inmigrantes quieran escuchar poesía». Esta crítica, sugiere Cárdenas, surge a partir de una imagen particular de las personas que cruzan la frontera, una imagen que el EDT 2.0/b.a.n.g. lab espera cambiar. En una pieza de teatro que acompaña el proyecto, titulada Sustento: Una pieza para todas las fronteras Trans [ ], el colectivo pregunta, «qué constituye sustento»? Al responder a esta pregunta, reconocen la deshidratación, desorientación y la exposición al sol que son serios obstáculos en el desierto—y que ellos claramente tematizan con las capacidades de navegación hacia el agua de su aplicación TBT—pero ellos también se comprometen a recordar cómo «lo estético también es sustento».

A través del enfoque en formas de sustento estético que están suturadas a los esfuerzos humanitarios de organizaciones asistencialistas como Border Angels y Water Stations Inc., el proyecto TBT apoya lo vivo de los cuerpos y las dinámicas de sus movimientos a través el espacio. Además, este sustento tiene implicancias políticas en la valorización de las vidas de quienes se mueven por las fronteras. El proyecto TBT, por tanto, subvierte la metáfora del agua de Trump—su imagen de olas descorporalizadas de gente «inundando» los Estados Unidos—para redefinir el agua como una sustancia que sustenta. Y si bien el proyecto TBT no pone en práctica la resistencia muscular—como fue el caso con la danza moderna a principios del siglo XX—los aspectos coreográficos de la relación entre desierto y movimiento corporal sugieren un tipo de resistencia performativa danzada comparable. El código del proyecto TBT y su poesía comunican instrucciones de movimiento en relación a la arena y el agua, vistas y sonidos. Estos, a su vez, desordenan los modelos del desierto-como-arma y del muro-como-frontera-estática que dan forma a las políticas fronterizas de los Estados Unidos. Al considerar los poemas y el código que este volumen recoge, uno podría querer pensar en ellos como parte de una partitura coreográfica para movimiento no-sancionado-por-el-estado en el desierto. Sin embargo, también es importante recordar que—como con las performances en vivo—las partituras y la documentación no pueden proveer la imagen completa de lo que ocurre. Como un objeto coreográfico, el TBT es necesariamente activado por las políticas, poéticas y experiencias corporeizadas de la tierra-desierta. En este nuevo Gesto digital, sin embargo, estos aspectos integrales del TBT han sido tanto capturados como transmitidos en una forma mediática excepcionalmente rica.

Works Cited

Border Security Expo. “Attendee Info.” Accessed November 21, 2016. http://www.bordersecurityexpo.com/Content/Attendee-Info/6_34/.

Carroll, Rory. “US Border Patrol uses desert as ‘weapon’ to kill thousands of migrants, report says.” Guardian. December 7, 2016. Accessed online December 30, 2016. https://www.theguardian.com/us-news/2016/dec/07/report-us-border-patrol-desert-weapon-immigrants-mexico?CMP=share_btn_fb.

Cárdenas, Micha. “The Transborder Immigrant Tool: Science of the Oppressed.” YouTube video. 23:31. Posted by AntiAtlas of borders. May 7, 2014. https://www.youtube.com/watch?v=cL1uqN1tepk.

DeChaine, D. Robert. "Introduction: For Rhetorical Border Studies." In Border Rhetorics: Citizenship and Identity on the US-Mexico Frontier. Edited by D. Robert DeChaine, 1 - 18. Tuscaloosa: The University of Alabama Press, 2012.

Duara, Nigel. “Why border crossings are down but deaths are up in brutal Arizona desert.” Los Angeles Times. October 27, 2015. http://www.latimes.com/nation/la-na-ff-immigrant-border-deaths-20151021-story.html.

EDT 2.0/b.a.n.g. lab. "About." Accessed December 2, 2016. https://faculty.washington.edu/michamc/wordpress-bang/.

Electronic Disturbance Theater 2.0/b.a.n.g. lab. Sustenance: A Play for All Trans [ ] Borders. New York: Printed Matter, 2010.

Foster, Susan Leigh. Choreographing Empathy: Kinesthesia in Performance. London and New York: Routledge, 2011.

Franko, Mark. The Work of Dance: Labor, Movement, and Identity in the 1930s. Middletown: Wesleyan University Press, 2002.

Kracauer, Siegfried. “The Mass Ornament.” In The Mass Ornament: Weimer Essays. Edited and Translated by Thomas Y. Levin, 75 - 88. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1995.

Marino, Mark C. “Code as Ritualized Poetry: The Tactics of the Transborder Immigrant Tool,” Digital Humanities Quarterly 7, no. 1 (2013)http://www.digitalhumanities.org/dhq/vol/7/1/000157/000157.html.

Ono, Kent A. “Borders That Travel: Matters of a Figural Border.” In Border Rhetorics: Citizenship and Identity on the US-Mexico Frontier, edited by D. Robert DeChaine. 19 - 32. Tuscaloosa, The University of Alabama Press, 2012.

Raley, Rita. Tactical Media. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2009.

Rivera-Servera, Ramón H., and Young, Harvey. "Introduction: Border Moves." In Performance in the Borderlands.  Edited by Ramón Rivera-Servera and Harvey Young, 1 - 16. New York: Palgrave Macmillan, 2014.

Spier, Steven, ed. William Forsythe and the Practice of Choreography: It Starts From Any Point. New York: Routledge, 2011.

“5th Republican Debate Transcript, annotated: Who said what and what it meant.” Washington Post. December 15, 2015. https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2015/12/15/who-said-what-and-what-it-meant-the-fifth-gop-debate-annotated/.